jueves, julio 29, 2021

LES SACAN AGUA A LOS AGRICULTORES, PARA DARSELA A LAS CORPORACIONES

“Quitarle el agua y productividad a los regantes en plena pandemia, es lo que buscan con la resolución 408/20”

Como si la pandemia no fuese suficiente para golpear económicamente a todos los sectores productivos de la Provincia de Mendoza, es que DGI (Dirección General de Irrigación) se renueva día a día pero no para cumplir con su objetivo de administrar el recurso hídrico de Mendoza; si no para arbitrariamente trasladar obligaciones a los regantes, obligaciones que ellos durante muchos años no han tomado y por ello se encuentran ante la crisis actual con “manotazos” de ahogado que perjudican a todos los regantes.
El día 24 de Junio desde el Departamento General de Irrigación se dictó una resolución que ante una concisa oración se resume en que van a quitarle el agua a los productores por pequeñas deudas, o incluso peor van a reducir el agua que se le entrega a cada regante por decisión de DGI, sin claros criterios obviamente.
Todo esto fundado en lo que DGI quiere llamar “Plan de Gestión de la Oferta y de la Demanda como estrategia de adaptación a los efectos del cambio climático y prevención de efectos de la sequía”, pero que no es más que unos Balances Hídricos precarios, ya que los mismos deben ser elaborados por el mismo departamento ya que lo mismo está establecido en la constitución de la provincia, y deben remitirlos anualmente para su aprobación legislativa.

RESOLUTIVO PELIGROSO

Cuando las intenciones no son claras, seguramente no son buenas

No basta leer muy en profundidad dicha resolución para que las trampas vayan saliendo a flote; encontramos desde “apuros” de irrigación en quitar el agua, recaudar, y tantas cosas más; lo mas interesante que nada se encuentra en forma innovadora; simplemente son reiteraciones y obligaciones de irrigación que datan desde hace mucho tiempo, y que no están haciendo mas que trasladarlas a los regantes.
Esta resolución primeramente viene a imponer a los regantes de permisos precarios y temporales a que hagan un régimen de auto declaración para poder tomar conocimiento de su estado, capacidad, etc. A fin de actualizar la información relativa que poseen de los mismos; o sea que por una nefasta administración que no supo censar durante largos períodos estos permisos ahora se realiza una intimación a que en 30 días todos los regantes deben brindar esta información en carácter de declaración jurada o serán pasibles de sanciones.

Buscan identificar de estos permisos quienes se encuentran en condición morosa por solo 3 cuotas impagas, y de esta manera en forma inmediata revocar sus permisos; ENTIENDASE CORTARLES EL AGUA.

Entonces Irrigación pretende en plena pandemia, durante una de las situaciones más críticas económicas del país, salir en persecución de los pequeños productores que se encuentran en estado de morosidad que se han agravado debido a esta crisis, y recordando que venimos de atravesar uno de los peores años de sequía. Si sumamos a un año prácticamente improductivo, más quitarles el agua a los productores, hablamos de un “asesinato” a todo aquel regante que esta duramente resistiendo; y así también, SI LES CORTAMOS EL AGUA ¿CON QUE PRODUCEN PARA PAGAR SUS DEUDAS? Reitero, los matan.
Recordemos que las herramientas que pretenden imponer en forma urgente, ya corresponden a la resolucion 944/06 del HTA, entonces si Irrigación ya contaba con normativas vigentes para realizar la sanciones correspondientes e intimaciones a los regantes morosos creemos inoportuno que durante esta pandemia salgan “desesperados” a presionar a cada productor de que en forma inmediata salden sus deudas; deudas que hay que entender vienen atadas a la crisis económica actual que vivimos.
Imponer la autoevaluación al regante es un resolutivo NULO, no existe esa obligación legal y menos aún en los términos y modos que es impuesta. La obligación es del organismo técnico que tiene la obligación constitucional de hacerlo y los medios económicos y técnicos para poder cumplimentarlo. El agricultor carece de la expertice técnica o los medios económicos para la contratación profesional para poder cumplimentar estos requermientos, máxime en el acortado termino y en medio de una cuarentena.

En plena pandemia quieren obligar a los productores a regularizar su condición.

AÚN ESTANDO AL DÍA, ESTÁN EN RIESGO

Otra atribución que pretende DGI tomar mediante la 408/2020 es determinar CUANTA AGUA LE CORRESPONDE A CADA REGANTE, según época, clima, suelo, etc; limitando totalmente la capacidad productiva de cada regante y más preocupante

¿Bajo qué criterio?

En esta resolución no se aclara; entonces no queda más que dudar de las intenciones reales de DGI con esta norma, que es reducir la entrega de recurso a los regantes precarios y temporales, para brindar una mejor oferta a los grandes títulos jurídicos; pero no es una mejora del aprovechamiento del recurso, ya que estamos ante una situación donde en vez de solicitar al regante que lo haga de una manera más eficiente, es solo limitar su capacidad de riego según sus cultivos y su suelo.
Preocupa que de misma manera aunque seas un “buen pagador” de tus tributos y estés al día como regante, por lo cual seguro vas a estar pagando un permiso para toda tu superficie regada o que pretenden cultivar; ellos tomarán la decisión de limitarte tu cantidad de agua a lo que momentáneamente tenes cultivado.

Aunque pagues por el total de tu superficie, ellos solo entregaran agua para la que crean necesario y que alcance para tus cultivos; limitaran la capacidad arbitrariamente.

Otro punto interesante, mas allá de que toda la resolución es bastante obvia, es que tras el robo que tuvo en sus narices Irrigación en el Atuel, donde detectaron por tarea de los regantes aledaños un canal de hasta 3 mtrs de ancho, ahora les recuerdan que se “deben identificar los usos indebidos” del recurso, o usos informales.
Irrigación nuevamente sabe reinventar su pelea contra el pequeño productor, como siempre planteando que el regante pareciese ser el que está en falta, quien no cuida el recurso, quien debe cumplir con sus obligaciones mas las extras que día a día quieren imponerle por resolución. Desde el nacimiento de la ley de aguas, hay lineamientos que en forma oculta se nota que vienen a proteger los derechos de agua a los grandes terratenientes que pertenecen a los grupos corporativos vitivinicultores de siempre, y que se trata de quitar los derechos de riego a los pequeños imponiendoles cotas de agua menores, cuando realmente la temática debiese pasar por la eficiencia de riego y de agua, la impermeabilización de canales por parte de irrigación, y tantas falencias mas que desperdician el recurso hídrico.
Obviamente hay una idea clara de quitar los permisos a regantes como los de zona este, donde irrigación por su dificultad de brindar el caudal necesario prefiere “hacerles la vida imposible”

Dicho departamento tiene un objeto claro de administrar el recurso y su eficiencia, no privar a los productores de sus derechos .

Irrigacion ha sabido convertirse en el primer enemigo del regante

Por:DIPUTADO MARIO VADILLO

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
38SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias