domingo, septiembre 26, 2021

Satélite paraguayo abre posibilidades incalculables

En estos días un brazo robótico del módulo japonés Kibo de la Estación Espacial Internacional (EEI) pondrá en órbita a Guaranisat 1, inaugurando una experiencia fundamental para la ciencia nacional. Sus creadores, que sueñan con construir en la UNA el segundo satélite, hablan de la necesidad de mayor inversión y capacitación de técnicos para no quedar fuera de la nueva ola tecnológica que tendrá impactos positivos en el mejoramiento de la calidad de vida de las poblaciones.

El desarrollo satelital, esencial en el mundo moderno, ayudará a proveer internet, perfeccionará lo meteorológico a niveles nunca antes alcanzados, permitirá guiar un vehículo sin chofer. Las posibilidades de expansión y aplicación son infintas en la industria satelital que mueve miles de millones de dólares por año.

Cuatro paraguayos comenzaron a insertarse en ese universo.

Dos de ellos, Anibal Mendoza y Adolfo Jara, viven estos días en la ansiedad de ver en órbita a Guaranisat-1, el primer satélite paraguayo, que construyeron con sus manos.

“Queremos ser agentes multiplicadores de este conocimiento”, dice Jara desde Kitakyūshūm la ciudad universitaria e industrial del Japón en la que el sueño vio la luz.

Coincide Mendoza: “Retornaría en abril y me gustaría seguir trabajando en el mismo campo, en el diseño y la estructura”.

Ambos cuentan que fueron becados y eligieron distintos campos complementarios para poder, a sus regresos, trabajar en el desarrollo del segundo satélite, que esperan poder producir ya desde el Campus de la Universidad Nacional de Asunción (UNA).

“En total cuatro paraguayos estudiamos sistemas espaciales, cada uno en áreas distintas, diseño estructural, simulación y subsistemas térmicos para pruebas ambientales”, comentó.

A Mendoza y Jara se sumarían Ariel Manabe, de la Facultad Politécnica, y Esteban Fretes, de la Facultad de Ingeniería, ambos de la UNA que avanzan con sus estudios en Japón.

Todos se especializan en desarrollar las diversas partes de un Cube Sat (Satélite Cubo), que tiene sus bases y requisitos y es la manera más económica de insertarse a este mundo fabuloso.

“Se tienen planes de traer más gente para especializarse, para ir complementando nuestra experiencia, la mía en estructura y térmica, Adolfo más en el Home Computer y los otros en las partes de control de altitud y subsistemas para poder ir haciendo un mejor desarrollo”, comenta.

“Guaranisat 1 tuvo una Inversión de 150 mil dólares excluyendo los gastos académicos, pero cuanto más se invierta el satélite será de mayor calidad y se puede hacer un proyecto más grande”, se entusiasma Mendoza.

Jara agrega: “El programa del que formamos parte tiene por objetivo ayudar a países emergentes y mide el éxito recién cuando volvamos al país y construyamos el segundo satélite por eso es muy importante la voluntad política para tener el presupuesto necesario para montar los laboratorios en nuestro país que permitan construir satélites completos, podemos crear software, placas electrónicas, partes. Nuestro país tiene muy buenos programadores de software, exportamos videojuegos, software, en fin…”, plantea.

Sueños

Un astronauta japonés será el encargado de poner en órbita a Guaranisat 1 en estos días. Lo hará desde el módulo Kibo que está anexado a la Estación Espacial Internacional (EEI).

La agencia espacial japonesa (Jaxa) opera el brazo robótico que lo depositará en el espacio y es la que supervisó el trabajo de dos años de los técnicos paraguayos.

Adolfo Jara señala que “desde el punto de vista de la soberanía, estaremos haciendo uso del derecho de ocupar el espacio ultraterrestre lo que nos da una oportunidad de mayor visibilidad país, ya que por más que seamos los últimos en la región en arribar a la tecnología satelital, el hecho representa un hito importante, imagínate que la Nasa (agencia espacial de los Estados Unidos) congratuló al país por el paso dado”, contó.

El satélite tiene 9 misiones, en la que destaca la de verificar si hay o no más población de vinchucas en el Chaco. El insecto transmite el Chagas, principalmente a las poblaciones indígenas. “Esta data permitirá hacer mapas predictivos sobre la enfermedad”, resumió Jara.

Una estación terrena instalada en el Chaco remitirá datos a Guaranisat 1 para que los derive de inmediato a otra estación terrena ubicada en el campus de la UNA en San Lorenzo.

Ya que las conexiones telefónicas son malas en la región, se aprovechará la tecnología satelital para recoger información de una especie de cajitas que atraen a los insectos y luego los retiene mediante un pegamento colocado en su interior. Allí unos sensores infrarrojos colectan y trasmiten datos como ubicación de la trampa y variables atmosféricas.

También el satélite tomará imágenes de baja resolución de la Tierra y servirá como banco de pruebas de componentes electrónicos como una celda solar orgánica que fue pegada con un nuevo adhesivo.

Cuenta Jara: “Fuimos superando varias etapas, en cada una se presentaron desafíos, problemas, en la integración del software, en la parte del hardware, que en los componentes que debían comportarse de una u otra manera…”, recordó.

Mendoza cree que se pueden diseñar “Usos específicos, habría que hacer un estudio de lo que realmente se necesita y eso es todo un equipo y no un grupo pequeño el que define ese tema, se podría trabajar con entidades privadas, universidades, facultades, usos que se pueden dar para un nuevo desarrollo para trabajar cerca con ello sector privado para un nuevo satélite”.

Jara entiende que “es tarea pendiente, la de realizar un estudio exhaustivo con los actores del país, agricultura, ganadería, forestal, urbanismo, límites territoriales, de manera de llegar a un consenso y definir las misiones del próximo satélite paraguayo que podrá ser de comunicaciones, de observación o meteorológico”.

Para los científicos en este paso fue fundamental la creación de la Agencia Espacial en nuestro país en el 2014 durante la presidencia de Horacio Cartes que según señalan “ya da sus primeros frutos” ya que Aníbal Mendoza fue su becado.

Por ello insisten en que de alguna manera hay que incrementar el actual 0,13% del Producto Bruto Interno (PBI) que se invierte en investigación y desarrollo. “Invertimos 150 mil dólares, es el precio de dos camionetas, es importante que el estado invierta más y que los privados también lo hagan”, señaló Jara que es ingeniero electrónico con maestría en electrónica.

Contó que está casado y tiene una hija de 3 años: “No me acompañaron por la diferencia cultural y por la dedicación de 24/7 tenemos que tener aquí al laboratorio”, al que llega en bicicleta.

“La brecha tecnológica y cultural es impresionante, el respeto hacia las personas, los mayores, clave entre ellos porque son una población adulta”, comenta.

Al espacio

Guaranísat 1 es el resultado del proyecto “Paraguay al Espacio” de la Agencia Espacial (AEP) en cooperación con el Instituto de Tecnología de Kyushu (Kyutech), líder en ingeniería espacial en el Japón.

“Damos inicio a la era espacial del Paraguay”, dijo Ludivino Vielman presidente de la AEP apenas fue lanzado el sábado 20 de febrero a las 14:36 hora Paraguay desde el Pad- OA del Puerto Espacial Regional del Atlántico Medio en Virginia, Estados Unidos.

En 2015, Kyutech lanzó el programa multinacional de formación de capacidades llamado BIRDS que consiste en una serie de proyectos satelitales, gracias al que más de 10 países construyeron y lazaron su satélite.

“El Proyecto Conjunto Global Multi Nation Birds o BIRDS-4 es una constelación de tres CubeSats de 1U desarrollados por Japón, Filipinas y Paraguay, con el Paraguay lanzando su primer satélite. La misión de los satélites BIRDS-4 es probar componentes comerciales listos para usar, así como nuevas tecnologías como la celda solar de Perovskita y la antena utilizando la estructura del satélite para demostrar su valía en el espacio”, según la descripción de la NASA.

Guaranisat 1 es un cubo con una masa máxima de 1,3 kg aproximadamente, desarrollado en tamaño 1U, con unas dimensiones de 10 cm × 10 cm × 10 cm, pesa 1,375 kg, y operará en una la frecuencia de radio aficionados UHF y VHF.

Internamente está compuesto por microcontroladores y funcionará mediante energía solar. Su expectativa de vida útil es de un año y medio a dos. Su diseño y elaboración llevó un año.

Otras misiones que llevará adelante el Guaranisat-1 serán la prueba de componentes comerciales (COTS) y nuevas tecnologías como la celda solar de Perovskita y la antena, utilizando la estructura del satélite.

Félix Piriyú, divulgador científico y columnista de astronomía del portal especializado Ciencia del Sur reveló que se invirtieron 390 mil dólares en total y sugirió: “Consideraría como logro que nuestros técnicos se adiestren o participen de proyectos viables en el área de la ingeniería espacial, sean proyectos privados o de alguna otra agencia espacial. La AEP tendría que gastar su dinero y usar sus contactos para lograr pasantías en empresas espaciales, actualmente hay varias de estas y seguro usando la diplomacia u ofreciendo facilidades para ellas en nuestro país se podría lograr que nuestros ingenieros trabajen en los desarrollos de primer nivel en los cuales trabajan estas empresas”, expuso.

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
66SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias