El belga Romelu Lukaku, de Inter, amenazó de muerte al sueco Zlatan Ibrahimovic, del Milan, durante la discusión que mantuvieron en el clásico por la Copa Italia de fútbol el martes último, de acuerdo a lo reveló este jueves la prensa italiana, después de analizar los detalles de la pelea.

Tras el inesperado escándalo protagonizado por los famosos delanteros, la prensa italiana intentó descifrar los pormenores de la discusión y llegó a la conclusión de que el belga amenazó con matar al sueco. «Eres hombre muerto. Te voy a volar la cabeza de un disparo”, le gritó Lukaku a Zlatan camino al vestuario la finalizar el primer tiempo del clásico, de acuerdo a lo que informó el diario La Gazzetta dello Sport.

Según reveló la publicación, no transcendió ningún comentario racista que pudiera alterar de ese modo a Lukaku por parte de Ibrahimovic, como se había especulado en primera instancia. En ese contexto, la versión que circuló acerca de lo que desencadenó el enojo del belga fue que Ibrahimovic se refirió despectivamente a su madre: «Llama a tu mamá, andá a hacer tus ritos vudú de mierda».

Los dichos del sueco se deben a que en Inglaterra causó sensación una versión que difundió Farhad Moshiri, el máximo accionista del Everton, sobre las razones por las que el belga no extendió su vínculo con el club. Según aseguró el dirigente, Lukaku no renovó su contrato con Everton a pesar de una gran oferta porque cuando estaba a un paso de firmar recibió un consejo de su madre Adolphine, que tras un supuesto ritual vudú, le había sugerido a su hijo firmara con otro club.

De acuerdo a los testimonios de testigos que difundió La Gazzetta dello Sport, durante la pelea en el campo de juego, Lukaku le dijo a Ibrahimovic «¿Quieres hablar de mi madre? ¿Por qué?», a lo que el sueco le respondió «Vete a la mierda, tú y tu madre».

En el clásico milanés disputado en el estadio Giuseppe Meazza y ganado por el Inter por 2-1, Zlatan y Lukaku estuvieron frente a frente cruzando insultos por algunos segundos cuando terminaba el primer tiempo y recibieron una tarjeta amarilla cada uno. Lukaku se enojó por una fuerte infracción que le había cometido Alessio Romagnoli, lo que provocó una trifulca, que involucró a varios futbolistas y que terminó con el sueco y el belga a los insultos y enfrentados cara a cara, incluso con invitaciones a pelearse afuera de la cancha.

En el segundo tiempo del partido, Ibrahimovic fue expulsado debido a que estaba amonestado a causa de la discusión y cometió una falta desde atrás motivando una segunda tarjeta amarilla.