martes, enero 31, 2023

Los trabajadores provinciales cobran casi $ 3000 menos por hijo que los nacionales

La diferencia entre lo que otorgan el Estado provincial y el nacional también se ve en otras prestaciones. Estos ítems «tienen una función de equiparación salarial y un refuerzo a los escalafones más bajos», señala el informe del Cisme.

Un informe del Centro de Investigación Social de Mendoza (Cisme) revela una importante brecha existente entre las asignaciones familiares que perciben los/as trabajadores/as del Estado provincial respecto a quienes se rigen por el sistema nacional.

El documento, que evalúa la evolución en el tiempo de este tipo de prestaciones otorgadas por el Estado como empleador, descubre que, para el rango salarial más bajo, la Nación aporta $ 3540 en concepto de Asignación por Hijo/a, mientras que en Mendoza, la cifra alcanza los $ 792. Es decir, el agente provincial percibe un monto cuatro veces menor. Cuando se trata de hijos/as con discapacidad, la disparidad es de $ 8952 entre unos y otros.

Mayores diferencias se aprecian en una de las más significativas por su representación social, como es la asignación por adopción. En este apartado, a nivel país, la retribución corresponde a $ 24 694, en tanto que en la provincia equivale a $ 2952, un 737 % menos.

La misma situación se advierte en las asignaciones por Matrimonio, Nacimiento y la Ayuda Escolar. El extremo aparece en la asignación por cónyuge, donde la grieta Provincia/Nación representa una variación del 3756 %.

“Esta realidad desigual tiene su fundamento en dos aspectos esenciales: por un lado, la periodicidad de sus actualizaciones; y por el otro, el porcentaje de aumento”, explica el informe. Para ejemplificar el contexto, el Cisme señala que en los últimos cinco años, la asignación por adopción a nivel nacional aumentó el 323 % (la última actualización fue en septiembre de 2020). En Mendoza, el mismo ítem creció tan solo 147 % en 27 años.

Las desigualdades entre trabajadores estatales de Mendoza y nacionales configuran –según el Cisme– “una depreciación de los ingresos, ya que estos son ítems que, en términos concretos, tienen una función de equiparación salarial y un refuerzo a los escalafones más bajos”.

“Las asignaciones familiares constituyen mucho más que un adicional que impacta sobre los ingresos: son derechos que responden a la consideración de aspectos sociales fundamentales para asegurar el bienestar del asalariado y su familia”, concluye el estudio.

 Fuente: Prensa CTA Mendoza

spot_imgspot_img

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

spot_img

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
231SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias