domingo, septiembre 26, 2021

La UCR pide que las provincias y la Ciudad puedan comprar vacunas con ayuda de privados

Contempla «la incorporación de los privados, respetando las prioridades en la vacunación. El PRO exigió cambiar los criterios de distribución.

Cambiemos salió a pedir un nuevo sistema de distribución de vacunas luego de los desbordes en la Ciudad de Buenos Aires y las demandas en distintos rincones del país, aunque los planteos no fueron iguales: la UCR propuso que las provincias puedan comprar dosis y el PRO exigió revisar los mecanismos de reparto.

«Los ciudadanos pueden acceder a las vacunas por sus propios medios, siempre, dentro de la etapa que corresponda a su grupo de riesgo definido por el Plan Estratégico. Eso liberaría recursos y vacunas adquiridas por el Estado para que se orienten a los mas necesitados, con la garantía de que nadie que acceda a las vacunas a título privado estará saltándose el lugar que le corresponda por su grupo», señalaron los diputados mendocinos Alfredo Cornejo y Luis Petri, en los fundamentos del proyecto de ley que presentaron.

Cornejo es presidente de la UCR y hace 15 días abrió el comité nacional para una conferencia de prensa de los líderes de Cambiemos en repudio al escándalo del vacunatorio VIP. Pero este martes la foto fueron los ancianos de la ciudad agolpados en el Luna Park en busca de una vacuna y el frente no tuvo más opción que lanzar propuestas.

«Debemos comprender que la vacunación no es única y no será solo en 2021, con el tiempo una nueva vacuna requerirá seguramente aplicaciones temporales con lo que es necesario ir preparando el terreno para que el Estado no sea el único responsable en el futuro para las negociaciones, adquisiciones y aplicaciones», advirtió Cornejo.

Luis Petri.

 

Y Petri pidió que los laboratorios puedan comprar dosis «respetando las prioridades en la vacunación. Va a permitir, por un lado, descomprimir el sistema público, garantizando que las vacunas lleguen a los más necesitados y, por otro lado, los importadores privados deberán hacer una donación del 10% para ser incorporado al sistema público de salud y aumentar la cantidad de vacunas disponibles por el Estado».

 

«La igualdad debe entenderse como una distribución social de los esfuerzos y de las cargas, sin dejar de considerar lo que cada sector y cada individuo sea capaz de realizar. En ese sentido y en materia de salud, nuestro país conserva todavía importantísimas capacidades. Corresponde a los legisladores garantizar que todas ellas puedan desplegarse en favor del bienestar general».

El PRO fue más cauto y exigió que el plan de reparto equitativo de vacunas contra el Covid-19, en la que se tengan en cuenta las poblaciones de riesgo y no el censo general. «La distribución de las vacunas debería realizarse considerando el porcentaje de población priorizada por las autoridades sanitarias nacionales y los planes provinciales, y no en base a la población total de cada jurisdicción».

 

Carmen Polledo y Jorge Enríquez.

«La Ciudad de Buenos Aires está en condiciones de vacunar a 20 mil personas por día, pero no recibe las vacunas necesarias para poner en funcionamiento toda su capacidad instalada y logística. Sólo recibió el 9% del total de vacunas que se distribuyeron en todo el país y posee un promedio de 16,63 médicas/os cada mil habitantes, un número significativamente por encima del resto de las jurisdicciones, además de tener un mayor porcentaje de población de más de 64 años», denunciaron.

El proyecto lo firmaron Carmen Polledo y Mercedes Joury, con el acompañamiento de Cristian Ritondo, Álvaro González, Alicia Fregonese, Dina Rezinovzky, José Luis Patiño, Héctor Stefani, Hernán Berisso, Camila Crescimbeni, Jorge Enríquez, María Luján Rey, Virginia Cornejo, Alejandro García y Pablo Torello.

 

FUENTE: LA POLITICA ONLINE

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
66SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias