domingo, diciembre 4, 2022

LA JUEZA CAPUCHETTI DELEGÓ LA INVESTIGACIÓN EN EL FISCAL CARLOS RÍVOLO

La querella de Cristina Kirchner pidió ante el camarista Leopoldo Bruglia apartar a la jueza federal María Eugenia Capuchetti de la causa que investiga el atentado del 1 de septiembre. Tras el pedido, la jueza delegó la investigación en el fiscal Carlos Rívolo, marcándole una «hoja de ruta» sobre cómo continuar la pesquisa. Mientras tanto, el abogado Ubeira pone la mira en Patricia Bullrich y las “las terminales de la extrema derecha del PRO”.

Apartar a Capuchetti

Los abogados Marcos Aldazabal y José Ubeira, quienes representan en la querella a la vicepresidenta, expusieron las razones del planteo de apartamiento ante el juez Bruglia.

«La duda se transformó en algo insoportable, no podemos tolerar que la jueza siga siendo la jueza de esta causa. El mensaje que se da para afuera es que matar a una Vicepresidenta no tiene costo«, afirmó Ubeira.

Aldazabal se ocupó de desarrollar los argumentos para desplazar a Capuchetti.

Señaló que no dio explicaciones sobre la ruptura de la cadena de custodia del celular de Fernando Sabag Montiel, del que se perdió información, y argumentó que avanzaría sobre las responsabilidades penales de la Policía Federal una vez que la fuerza termine el sumario interno.

También le criticaron la falta de explicación de la jueza respecto a la demora en la detención de Brenda Uliarte y en especial que mandó a la Federal a hacer escuchas directas sobre ella y los agentes tardaron tres horas en llegar al locutorio para hacerlas. Es más, Uliarte casi se escapa.

Los abogados subrayaron que Capuchetti no agotó las líneas de investigación que aparecieron. Por caso, citó a Hernán Carrol, referente de Nueva Centro Derecha, con un mes de demora.

Le retuvo uno de sus dos celulares por insistencia de Aldazabal y luego se descubrió que un día antes había borrado todo. El nombre de Carrol había aparecido en el expediente cuando Sabag Montiel le mandó un manuscrito a la jueza diciendo que él era la persona que debía designarle una abogado particular y pagárselo.

El dirigente, con lazos con Patricia Bullrich y Javier Milei, tenía contacto con Uliarte.

Capuchetti tampoco quiso investigar la pista que lleva a Gerardo Milman, quien parecía conocer que podía haber un ataque a CFK. Un testigo lo escuchó decir, dos días antes del ataque, “cuando la maten voy a estar camino a la costa”.

Pero Capuchetti no solo no investigó a Milman, sino que además denunció, a pedido suyo, al testigo. No quiso secuestrar los celulares de las colaboradoras que estaban con él, que llegaron a mentir al testificar y hasta contradecirse.

Rívolo a cargo

A casi tres meses del atentado contra Cristina, por la recusación en su contra y duramente cuestionada por la querella, la jueza Capuchetti decidió delegar la investigación en la fiscalía de Carlos Rívolo.

Con la decisión de pasarle la posta a Rívolo, la jueza busca una salida alternativa para descomprimir la tensión en torno a la causa.

«Encontrándose la recusación ante ese tribunal (la Cámara Federal porteña), debo hallar un remedio procesal que propenda a la mejor administración de justicia y a la validez de los actos que se tomen, en lo sucesivo, con ese norte», sostuvo la jueza.

«Por tal razón habré de delegar la instrucción de la presente causa CFP 2998/2022, sus conexas y legajos de investigación, en la Fiscalía Criminal y Correccional Federal N° 2 (a cargo del Dr. Carlos Rívolo)», continuó la magistrada en la resolución de 4 páginas.

«Por último, debo señalar que el temperamento aquí escogido de ningún modo implica desconocer la expresa directiva del Superior de proceder, con la premura que el caso impone, a la elevación de la causa a su etapa plenaria», advirtió.

Por el intento de magnicidio están detenidos y procesados como coautores el atacante Fernando André Sabag Montiel y su cómplice Brenda «Ámbar» Uliarte; mientras que en calidad de partícipe secundario se encuentran Nicolás Gabriel Carrizo. Carrizo es el supuesto dueño de la máquina para hacer copos de nieve que vendían Sabag Montiel y Uliarte.

Al realizar el pedido de remover a Capuchetti, los abogados de la querella también aludieron a los chats de Carrizo que aparecieron en un análisis de su celular que hizo un órgano del Ministerio Público Fiscal y que el juzgado no investigó.

En uno de ellos, Carrizo escribió apenas unas horas después del intento de magnicidio contra Cristina Fernández de Kirchner: «Recién intentamos matar a Cristina”.

A raíz de estos datos, la querella pidió que Carrizo fuera indagado como “coautor” del intento de magnicidio y que se incorpore la figura de asociación ilícita y se amplíe por esto la indagatoria de todos, ya que las conversaciones mostraban que querían alterar el orden público y forzar la renuncia de Alberto Fernández.

Lo sorprendente fue que la jueza se refirió a este tema en su presentación al delegar la investigación. Lo llamativo es que en el mismo escrito da señales de que no haría lugar al pedido.

Sobre el nuevo material y el pedido de imputar a Carrizo junto a Sabag y Uliarte por asociación ilícita dijo que se plantea:

«La necesidad de realizar modificaciones a imputaciones o calificaciones legales que han sido consolidadas ya por los correspondientes autos de mérito que han adquirido firmeza, y debe señalarse, no fueron en su oportunidad impugnados por los presentantes”.

De esta forma, la jueza busca de alguna forma darle una «hoja de ruta» para que Rívolo no se aparte de la orientación que ella busca darle al expediente.

Los abogados de CFK señalaron que el ataque del que fue víctima la lider peronista «no estaba destinado exclusivamente a matar a la vicepresidenta» sino también a «desestabilizar el sistema político y constitucional en general«.

Bullrich, en la mira por el atentado

El abogado de Cristina, José Manuel Ubeira, habló de una posible vinculación de Patricia Bullrich con el atentado.

Entrevistado en El Destape Radio, el letrado reafirmó que es necesario investigar la relación del ex viceministro de Bullrich y actual diputado del PRO, Gerardo Milman, con el intento de magnicidio a Cristina Kirchner.

“Hay un ala del PRO que está encabezanda con violenciaMillman era viceministro de Patricia Bullrich y Bullrich no condenó el ataque. Hay terminales que apuntan a esto. Y necesitamos que esto se investigue. Si tenemos que llegar a Patricia Bullrich, llegaremos a ella. Todo va para ese lado”, planteó Ubeira.

El abogado de Cristina también se refirió a las nuevas revelaciones en el expediente y señaló:

El abogado de Carrizo (Gastón Marano) decía que todo lo que manifestaba era en un tono de humor. Esto de humor no tiene nada y las revelaciones que aparecen en los chats lo ubican como un coautor necesario”.

El letrado se refirió también al pedido de la querella para aplicar la figura de asociación ilícita:

“La de Asociación ilícita es una figura excepcional y que exige prudencia» y que, en este caso, se cumplen todos los requisitos que exige el tipo penal y que el primero es afectar la tranquilidad pública”.

Con el objetivo de unificar el expediente del atentado con el que investiga las amenazas y escraches del violento grupo de ultra derecha Revolución Federal, Uberia señaló:

“Hay 14 millones de mangos y 50 mil dólares en manos de gente que no tenía capacidad económica. Eso permite suponer que hay un esquema de financiación”, añadió.

Asimismo señaló:

“Hay una concurrencia de una banda que se ha dedicado a cumplir delitos indeterminados y a jaquear y poner en peligro la Democracia en la que vivimos”.

“La parte final de esta actividad es querer matar a Cristina. Consideraban que con Cristina muerta se provocaba una situación de desestabilización y la posible renuncia del Presidente. Detrás de esto, hay un guión. Y es un guión bien armado por gente de la política que esperaba que se generara un enorme caos para poder operar”, afirmó Ubeira.

Fuente:elagora

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
227SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias