domingo, septiembre 25, 2022

El Gobierno aumenta los controles de precios para darle batalla a la inflación

Esta tarde se conocerán los datos de la inflación en un nuevo informe del INDEC. Se vaticina para enero un incremento de entre el 3,8 y 4,1%. Desde septiembre se registra un incremento inflacionario constante. Los salarios el año pasado, según el organismo, crecieron 31,6% quedando 4 puntos por debajo de la inflación anual.

La inflación en alimentos en 2020 creció 47% y la inflación núcleo en diciembre fue de 4,9% por el efecto arrastre.

El ministro de Economía, Martín Guzmán, ratificó su intención de reducir la inflación cinco puntos porcentuales en 2021 para acercarse al 29% pautado en el Presupuesto. En línea con ese objetivo, afirmó que espera que el tipo de cambio oficial mayorista sea alcance, en promedio, los $102,40 en diciembre, lo cual implicaría un alza anual en torno al 25%.

Cabe recordar que en enero el dólar subió 3,7%, una cifra que, si se anualiza, daría como resultado una devaluación del peso muy superior a la estimada.

En ese sentido, remarcó que el objetivo de ajuste del tipo de cambio es consistente con la misión de bajar los niveles de inflación, una herramienta que, según el funcionario, se deberá «complementar con políticas de precios e ingresos que son necesarias para coordinar expectativas».

«La inflación la atacamos de forma integral, se usan múltiples instrumentos de política económica. Es un fenómeno multicausal», acotó.

Guzmán enfatizó que el Gobierno tomó el compromiso de bajar la inflación, algo que es fundamental para lograr una mayor estabilidad macroeconómica. «Una economía tranquila es una economía que definió su tendencia, un rumbo, que ha identificado una estructura económica productiva hacia la que quiere ir, asociado esto a la generación de empleo y estabilidad de ingresos, lo que requiere bajo niveles de inflación. Donde hay mayor certidumbre para empresas y hogares», sostuvo.

Los números que mira el Gobierno hablan de una evolución del 92% interanual en el precio de computadoras, impresoras y monitores; 75,1% en muebles y artículos textiles para el hogar; 68,2% en equipos electrónicos; 61% en artefactos del hogar; 56,1% en adquisición de vehículos; 54,4% alimentos frescos; 52,6% en calzado; 49,3% en prendas de vestir y materiales; 46,7% en servicios sin tener en cuenta el turismo; 44,2% en equipos audiovisuales y fotográficos; y 42,8% en productos de tabaco.

Ahora, dispuso crear el Consejo Federal de Comercio Interior  (COFECI), con el fin de promover el desarrollo de políticas  públicas vinculadas con esa actividad, que «tendrá por finalidad el análisis e intercambio de información entre sus miembros, así como la promoción y cooperación para el desarrollo de políticas públicas relacionadas con la materia de comercio interior».

Entre sus funciones debe concertar políticas entre las jurisdicciones nacionales y  locales en materia de precios, abastecimiento, lealtad  comercial, competencia desleal, publicidad, metrología legal y  sus respectivas fiscalizaciones.

Además, podrá «intercambiar información con los sectores productivos a fin  de favorecer la mayor eficiencia en la producción y  comercialización de los bienes y servicios».

El Gobierno observa preocupado como aumentan los precios durante los últimos meses© Proporcionado por iProfesional El Gobierno observa preocupado como aumentan los precios durante los últimos meses

El Gobierno observa preocupado como aumentan los precios durante los últimos meses

Precios y salarios

La pretensión del oficialismo es ordenar las expectativas. En base a un mercado cambiario estable, sin posibilidad de un salto que modifique el escenario, ahora el Gobierno busca que la próxima ronda paritaria, que servirá para recomponer los lastimados ingresos de los trabajadores, no se «pierdan» en el camino. Que los salarios no queden rápidamente desactualizados en medio de una dinámica inflacionaria ascendente.

Por eso el Presidente habló de «la mesa de los argentinos», en el sentido de que la aceleración en los precios de los alimentos impliquen nuevas caídas en los niveles de consumo. Como viene sucediendo con las carnes.

Fernández habló de este tema ayer con los ruralistas de la «mesa de enlace». El Presidente les prometió a los chacareros que no habrá ni aumentos adicionales en las retenciones ni intervenciones en los mercados. Por ahora.

La clave: cómo desconectar la mejora en los precios internacionales de las materias primas (sobre todo trigo y maíz) de la inflación local. El Presidente ya expuso las dos herramientas que contempla para lograrlo, en caso de que los ruralistas no se autorregulen: un nuevo aumento en los derechos de exportación (retenciones) o establecer cupos en la exportación de maíz y trigo. Ambas quedaron desechadas, en el corto plazo.

Se sabe: el precio del maíz y del trigo resultan claves para los costos de las fábricas de alimentos.

A pesar de lo que argumentan los funcionarios más cercanos a Cristina Kirchner, el jefe de Estado confía en que el diálogo con empresarios y sindicalistas es el camino indicado para resolver las tensiones en la economía.

«Hay que garantizar que los precios internacionales no se vuelvan contra los argentinos», insistió el Presidente en las últimas horas.

El freno a la inflación, factor central del planteo oficial.© Proporcionado por iProfesional El freno a la inflación, factor central del planteo oficial.

El freno a la inflación, factor central del planteo oficial.

Despejada la incertidumbre cambiaria en el corto y mediano plazo, la inflación se instaló al tope de la agenda pública. Diciembre y enero pasaron con un salto en los precios mucho más elevado que el pretendido. Y si esa dinámica se instala, difícilmente este 2021 electoral demuestre una recuperación del poder adquisitivo de los salarios. Ese es el principal objetivo del oficialismo, para intentar revalidarse en las urnas, en octubre próximo.

La cuestión de las tarifas

Además del valor del dólar, el otro costo que el Gobierno administra y que está dispuesto a garantizar a los empresarios refiere a las tarifas.

Con el precio de los combustibles en permanente ascenso desde agosto del año pasado, ahora el Gobierno busca que las boletas de luz y de gas tengan correcciones bien por debajo de la pauta inflacionaria.

«Controlado el flujo de divisas -que asegura la estabilidad macro-, lo central ahora es que siga recuperando la actividad económica y que avance el consumo popular. La clave, ahí, será abastecer alimentos a precios accesibles», comenta a iProfesional un miembro del equipo económico.

¿Cuánto aumentarán las tarifas a lo largo del año? Desde el Palacio de Hacienda remiten a las últimas declaraciones públicas del ministro de Economía. «Si el Estado subsidia las tarifas, eso se paga de alguna forma: con impuestos, con deuda o con emisión», definió Guzmán horas atrás.

En el Presupuesto 2021, el ministro estableció un sendero donde los subsidios permanecen estables en relación al PIB. Eso significa que habría incrementos que corran junto a la inflación, a los que se sumen el equivalente al crecimiento económico esperado.

Esa cuenta -en un escenario optimista esperado por el Gobierno- daría algo cercano al 35% en el año (30% de inflación más 5% o 6% de expansión del PIB).

La primera movida se conocerá en las próximas semanas, cuando el Gobierno tome la decisión si convoca a las audiencias públicas para definir el primer incremento del año. ¿Cuánto otorgará? Está claro que nada que presione adicionalmente a la inflación, justamente, en el marco del diálogo social que está a punto de iniciarse, y que -en los hechos- hoy mismo se pondrá la piedra basal.

IPROFESIONAL

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
220SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias