domingo, noviembre 28, 2021

El fugitivo: la historia del cura sanrafaelino escondido en Italia por crímenes de lesa humanidad

El cura sanrafaelino Franco Revérberi se encuentra en Italia.

Franco Revérberi escapó de la Justicia en 2011 y continúa dando misas en su ciudad natal.

El diario italiano La Repubblica publicó una investigación sobre torturadores de dictaduras sudamericanas que todavía huyen de la justicia, entre los que destaca el cura sanrafaelino Franco Revérberi, quien actualmente lleva una vida tranquila en Italia, donde incluso celebra misas, pero que se encuentra prófugo desde 2011, acusado de haber presenciado la tortura de internos en un campo de exterminio en el sur de Mendoza.

El cura utilizó sus orígenes italianos para refugiarse en ese país: en 2013, un tribunal rechazó el pedido de extradición para que se lo juzgara en Argentina.

La historia de Don Franco

A los 11 años, Franco Revérberi se mudó con su familia desde Sorbolo, un pueblo en la provincia italiana de Parma, hacia Argentina. En 2011 regresó a ese mismo sitio, tras verse acorralado por la Justicia, para continuar dando celebraciones religiosas, a pesar de que un año después su foto apareció en la web de la Interpol, acusado de crímenes de lesa humanidad y tortura.

Don Franco, durante más de 40 años, vivió y trabajó como párroco en San Rafael, ciudad argentina al sur de Mendoza, donde durante los años de la dictadura se había creado un centro clandestino de tortura y exterminio, la «Casa Departamental», es el único de 340 en Argentina dentro de un tribunal de justicia.

Decenas de personas fueron detenidas, torturadas y asesinadas en San Rafael. Ppara juzgar a los autores de esos delitos, en agosto de 2010 se celebró un maxi juicio. Don Franco Revérberi, durante los años de la dictadura, fue capellán militar del ejército de esa ciudad y fue llamado a declarar.

«Yo ni siquiera era capellán militar en esos años, no podía estar allí», negó años después desde Sorbolo.

Sin embargo, cuatro testigos dijeron durante el juicio que Don Revérberi era el capellán militar y estuvo presente mientras eran torturados. El religioso era pastor de su ciudad y lo conocían bien antes de ser detenidos: según los relatos, Don Franco vestía ropa militar y presenció las golpizas con la Biblia en la mano, invitando a cooperar a los torturados.

El 14 de junio de 2011, el fiscal federal José Maldonado lo citó, pero el cura había volado a Italia en mayo de ese año. El 26 de septiembre de 2012, Argentina solicitó la extradición e Interpol emitió una orden de allanamiento internacional contra el párroco. El 20 de octubre de 2013, el Tribunal de Apelación de Bolonia rechazó la solicitud.

Testigos

Mario Bracamonte es uno de los sobrevivientes a las torturas que sufrió en 1976. Actualmente sigue viviendo en San Rafael. «Conocí a Don Revérberi, era párroco de la ciudad. Cuando me secuestraron y lo vi entrar por primera vez con los militares, no lo podía creer”, relató.

El 9 de julio de aquel año, la tortura implicó secar la sangre del piso con su propio cuerpo. Bracamonte recuerda que Don Franco estaba ahí. Mientras lo torturaban, él buscó la mirada del cura, antes de que los militares lo patearan: «¿Qué estás mirando, negro?».

«Ni me importa que Revérberi vaya a la cárcel, solo quiero que responda las preguntas. Quiero que responda las preguntas para encontrar a los compañeros que hoy ya no pueden estar aquí con nosotros», indicó Bracamonte.

Además de Mario Bracamonte, otros tres ex presos políticos declararon contra Revérberi: Sergio Chaqui, Roberto Rolando Flores Tobio y Enzo Bello Crocefisso. Este último afirmó que fue detenido en diciembre de 1976 en General Alvear, localidad a 85 kilómetros de San Rafael, y que fue interrogado por un párroco que le habló en italiano, hecho poco común entre los sacerdotes de la zona.

El 5 de noviembre de 2013, Aurelio Guerrero, psiquiatra italo-argentino, se presentó espontáneamente al Juzgado Federal de San Rafael, quien declaró haber visto a Don Revérberi ingresar en varias ocasiones desde 1976 a 1978 en un centro utilizado por los servicios de inteligencia argentinos ubicado en pleno San Rafael. Explicó que estaba seguro de que el hombre era Don Franco, ya que lo conocía desde niño.

«Tortura contra Don Franco»

Aldino Arcari es el párroco de la diócesis de Sorbolo, donde ahora se oculta el sanrafaelino.

“No entiendo qué quieren ustedes los periodistas de Don Franco. Ni siquiera era capellán militar en esos años, ni siquiera podía estar allí. Es suficiente, no puedo creer que hayas venido desde Roma por estas cosas de aquí. Pobre muchacho, pero ¿sabes que ha tenido dos infartos? Lo que estás haciendo es crueldad, es una tortura contra él. Han pasado 40 años, hay que dejarlo en paz. Sin embargo, hace unos días, cuando ustedes periodistas llegaron a Sorbolo, le escribí al obispo para decirle que buscaban a Don Franco. El obispo respondió: dale un puñetazo en los dientes. ¿Quieres ver el mensaje? «, respondió Arcari ante las consultas de La Repubblica.

En la comunidad de Sorbolo existe silencio en torno Don Franco: al negarse la solicitud de extradición, muchos lo consideran inocente. Algunos, sin embargo, piensan de manera diferente.

Cristina Milanese es profesora y vive junto a la Iglesia de Enzano, una aldea de Sorbolo. Cuando descubrió que el párroco era buscado por Interpol, salió de la casa y habló con sus vecinos pidiéndoles que no asistieran más a las misas oficiadas por Don Franco.

“Nadie me escuchó, todos siguieron asistiendo a misa. Estoy convencido de que para saber si una persona es culpable hay que esperar el resultado del juicio, no se puede juzgar a priori. Dejemos, pues, juzgar a Don Franco. Debes darle a la justicia la oportunidad de condenarte o exonerarte, si no has hecho nada. No puede escapar de esto, especialmente si predica el Evangelio. Es muy serio. Pienso en esas madres, en los chicos de 20 años que fueron torturados y asesinados: no se puede, son hijos de todos ”, expresó.

En 2016 fue la asociación de Antígona la que propuso a los fieles de Sorbolo el boicot a las masas oficiado por Revérberi. El presidente de la entidad, Patrizio Gonnella, explicó: “Estamos garantizados, pedimos un juicio. Pero lo que sostenemos es que un sacerdote, incluso más que un laico, debe tener un sentido eterno de justicia y no escapar de un juicio. Por eso Don Franco debe presentarse ante un juez, explicarse, defenderse y, si no es responsable, salir ileso. Lo que defendimos en 2016 como asociación no era condenar a Revérberi, sino al menos dejarse juzgar. Un día me gustaría organizar una conferencia con Antigone en Sorbolo e invitar a académicos y jueces a hablar sobre la tortura y los regímenes que la producen. Debido a que sería correcto discutirlo con la comunidad, sería legítimo hablar de ello».

Fuente:https://www.elsol.com.ar/los-fugitivos-la-historia-del-cura-sanrafaelino-escondido-en-italia-por-crimenes-de-lesa-humanidad

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
135SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias