domingo, septiembre 26, 2021

El Banco Central describió cómo fue el proceso de endeudamiento y fuga de dólares durante el macrismo

El Banco Central describió cómo fue el proceso de endeudamiento y fuga de dólares durante el macrismo. En sólo 4 años, se fugaron casi 90 mil millones de dólares, mientras creció la deuda externa y se tomó el crédito más grande de la historia del FMI.

Según un informe del Banco Central, las políticas monetarias, cambiarias y de endeudamiento implementadas por el gobierno de Mauricio Macri, que incluyeron la toma de un extraordinario préstamo del Fondo Monetario Internacional y la fuga de divisas por un monto superior a 86 mil millones de dólares, generaron una grave crisis económica que profundizó los niveles de desempleo, pobreza y mayor desigualdad en la distribución de los ingresos.

Frente a este escenario, el Banco Central elaboró, por solicitud de la Presidencia de la Nación, el informe “Mercado de cambios, deuda y formación de activos externos, 2015-2019”, que expone las políticas puestas en práctica por el gobierno macrista entre diciembre de 2015 y 2019 en cuanto al proceso de endeudamiento y el mercado cambiario que posibilitaron la fuga de capitales.

De acuerdo con lo detallado en el documento, apenas llegaron a Casa Rosada, las autoridades macristas decidieron eliminar las regulaciones del mercado cambiario que imperaron durante el gobierno de Cristina Fernández de Kirchner y permitir la flexibilización “de forma temprana se inició un proceso de flexibilización para el acceso al mercado de cambios para la formación de activos externos”.

Así mismo, eliminaron “el sistema de interconsulta con la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) y el requerimiento de conformidad previo del BCRA para operaciones por montos inferiores a los 2 millones de dólares. El proceso se profundizó durante 2016 y 2017, hasta plasmarse en un nuevo marco de liberalización completa que sentó las bases para un fuerte incremento de la demanda de divisas en concepto de formación de activos externos”, remarcaron.

Como consecuencia de la desregulación se facilitó el ingreso de “fondos de inversión de corto plazo” que terminaron por convertirse en herramientas especulativas.

Por otra parte, en lo que respecta al comercio exterior, también se inició un proceso de flexibilización en los plazos y obligaciones en la liquidación de divisas. Con las nuevas reglas “los exportadores no se encontraban obligados a ingresar las divisas al país al tiempo que se flexibilizaban sus posibilidades de financiamiento. La decisión implicó debilitar un flujo estable de divisas genuinas, en detrimento de la creciente importancia que asumieron los flujos financieros”.

Deuda irresponsable

A su vez, el gobierno de Mauricio Macri fue responsable de llevar adelante un proceso de endeudamiento que tuvo su origen en la resolución del conflicto que Argentina mantenía con los fondos buitres. A partir de allí, se posibilitó “el acceso del sector público a los mercados financieros internacionales”, según se expresa en el documento de la máxima autoridad financiera del país.

De este modo, la deuda en moneda extranjera creció a pasos acelerados: “El endeudamiento fue de tal magnitud y tan veloz que llevó a un rápido crecimiento del stock de deuda luego de tan sólo dos años de gobierno” y “la deuda pública pasó así de representar 52,6% del PIB a fines de 2015, a 90% cuatro años más tarde”.

Como consecuencia de estas medidas económicas, a principios de 2018, el país ya se encontraba sumido en una gran crisis por cesación de pagos, recesión y con una fuerte caída de los ingresos.

Sin embargo, en medio de esta situación, el Gobierno de Cambiemos decidió solicitar un préstamo de 55 mil millones de dólares al Fondo Monetario Internacional (FMI), que se lo otorgó para favorecer su reelección, según expresó en la apertura de las sesiones del Congreso de este año el actual presidente, Alberto Fernández, y sobre lo que agregó: “El Gobierno que me precedió solicitó el préstamo más grande de la historia del Fondo Monetario Internacional. Los 44 mil millones de dólares recibidos por la Argentina, que fueron parte de ese préstamo, se esfumaron antes que asumiéramos nuestras funciones en diciembre de 2019”.

En dicha apertura legislativa, Fernández expresó la necesidad de que el país no vuelva a endeudarse: “Es imperioso que todos afirmemos nuestro compromiso de no permitir ‘Nunca más’ que se genere un endeudamiento asfixiante a partir de la toma de créditos irresponsables”, que incrementan la pobreza y la indigencia en la población. Por eso, anunció que se demandará penalmente al macrismo por el delito de administración fraudulenta.

En la misma línea, el informe del Banco Central detalló: “Los dólares del endeudamiento mediante colocaciones de bonos hasta principios de 2018, y con el FMI después, alimentaron un ciclo de especulación financiera que terminó en una severa crisis de sobreendeudamiento, devaluación del peso, aceleración inflacionaria, profunda recesión, desempleo, pobreza creciente y deterioro de la distribución del ingreso”.

Por otro lado, también, se señala que, entre enero de 2016 y octubre de 2019, se fugaron capitales por 86,2 mil millones de dólares, en operaciones efectuadas en un gran porcentaje por personas jurídicas y en uno menor por empresas y fondos comunes de inversión.

Fuente: agenciapacourondo.com.ar

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
66SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias