domingo, septiembre 25, 2022

Algo huele a podrido en Malargüe

La Fiscalía de Estado investiga graves irregularidades en la contratación directa de un servicio de seguridad privada, por más de medio millón de pesos, para la Fiesta Nacional del Chivo. Documentos oficiales, testimonios y audios de WhatsApp, a los que tuvo acceso EL OTROdestaparon la olla en el municipio que conduce Juan Manuel Ojeda.

Detalle del decreto municipal 143/2020.Fuente: Fiscalía de Estado.

El 17 de enero pasado, la Municipalidad de Malargüe realizó la apertura de sobres de una licitación pública para la contratación del servicio de seguridad privada para la Fiesta Nacional del Chivo (Expediente 23/2020). A la compulsa se presentaron dos proveedores: Bárbara Cecilia Golbano quien cotizó $591.430, y Enrique Farías con una propuesta de $420.000.

Luego de  la evaluación de los pliegos, el intendente radical Juan Manuel Ojeda dispuso rechazar ambas propuestas por razones formales, declarar el fracaso de la licitación y “autorizar la contratación directa del servicio” (decreto 143/2020).

El gobernador de Mendoza junto Juan Manuel Ojeda, intendente de Malargüe.Foto: Twitter de Rodolfo Suárez

Hasta aquí un acto administrativo más de la burocracia municipal. Sin embargo, con la firma del cacique radical sureño comenzó una serie de irregularidades que, luego de ser denunciadas por el bloque justicialista de concejales de Malargüe, hoy investiga la Fiscalía de Estado.

De acuerdo con documentación oficial, testimonios y audios de WhatsApp que se encuentran en manos del fiscal Fernando Simón, el actual director de Seguridad Ciudadana de Malargüe, Víctor Andrade, habría aprovechado la caída de la licitación pública para beneficios particulares.

Víctor AndradeFoto: Facebook V. Andrade

Tras la autorización del intendente Ojeda para la contratación de la seguridad privada del Festival, el expolicía Andrade contactó a Darío Gustavo Olivares, titular de la empresa San Miguel Arcángel Seguridad Integral de San Rafael, para adjudicarle formalmente más de medio millón de pesos destinados a ese servicio a cambio de la presentación de una factura, por la que sería compensado con $60.000, según el mismo funcionario reconoce en un audio que consta en el expediente de la Fiscalía. ¿Quién prestaría efectivamente la vigilancia del evento? El propio director mediante una “cuadrilla” encabezada por Michel Garay, un empleado bajo sus órdenes.

Todo marchó sobre rieles hasta que la plata para los trabajadores nunca apareció. Efectivamente, la contratación directa se otorgó a Olivares (CUIT 20-21985316-6), quien recibió una orden de compra oficial por el “servicio de seguridad privada desde el 28 de enero al 2 de febrero en el Predio Gaucho”, por un importe total de $591.000. Cerca de 30 agentes, sin contrato alguno ni seguro, prestaron tareas durante el festival regenteados por Andrade, quien a la hora del pago no se hizo cargo y pateó la pelota para adelante.

Detalle de la orden de compra por $591.000 a favor de Darío Gustavo Olivares.Fuente: Fiscalía de Estado

“Les han querido meter el dedo en el culo y no sabe qué tipo de acuerdo tenía Andrade con la empresa de Olivares”, se escucha decir a Michel Garay en uno de los audios de WhatsApp a los que tuvo acceso EL OTRO. En diálogo con un agente estafado, el lugarteniente del director de Seguridad Ciudadana reconoce estar en medio de las irregularidades, e incluso haber participado en una reunión “con el intendente, la contadora de la Municipalidad, el secretario de Finanzas…”, al tiempo que pide comprensión a los trabajadores frente a la mora en el pago: “Se le ha mandado una carta documento a la empresa (por Olivares), si no responde en 15 días hábiles, ahí sí, nos pagan sí o sí el municipio”.

Ojeda junto a su mentora política Laura Montero, ex vicegobernadora de Mendoza.Foto: Facebook L. Montero

Pasaron esos 15 días y los trabajadores no cobraron un solo peso, pero sí fueron notificados de multas del REPRIV (Registro Provincial de Empresas Privadas de Vigilancia), el ente oficial que realizó una inspección durante la Fiesta del Chivo y constató una serie de incumplimientos a la ley 6441. Según testimonios que obran en el expediente de Fiscalía de Estado, “cuentan los mismos trabajadores que (durante la inspección) recibieron órdenes de los funcionarios municipales de ocultarse entre los árboles con el fin de no ser detectados por las autoridades del organismo de contralor”.

Evidentemente la misma celeridad para la contratación directa de un proveedor muy flojo de papeles, pero cercano al poder, no fue la misma que emplearon para cumplir con la ley, regularizar la situación laboral y el pago a los trabajadores que pusieron el cuerpo para cuidar la fiesta mayor de los malargüinos.

Fiesta Nacional del Chivo 2020.Foto: Municipalidad de Malargüe.

Sin embargo, no todos habrían tenido igual mala suerte. “No me importa no cobrar, porque sé que dentro de poco voy a tener laburo fijo”, manifestó Michel Garay, el vocero de Andrade, en uno de los últimos audios que envió a los vigiladores. Tal vez más temprano que tarde el intermediario tenga el favor de las autoridades de un municipio que en los últimos cuatro años duplicó su planta de personal.

Fuente: Elotro.com.ar

 

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
220SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias