miércoles, febrero 1, 2023

Abdala y las excelentes vacunas cubanas

La eficacia y seguridad de Abdala y de las otras vacunas cubanas contra la covid-19 está más que comprobada. Esas cualidades en los fármacos es verificadas en América Latina y el Caribe por las agencias reguladoras sanitarias nacionales autorizadas por la Organización Panamericana de la Salud.

De las seis autorizadas en nuestra región, la cubana Cecmed ha aprobado el uso de emergencia de tres de los cinco candidatos vacunales desarrollados en ese país contra  la covid. Lo mismo ha hecho la mexicana Cofepris  con esos tres: Abdala, Soberana 02 y Soberana Pl. Abdala se aplica en México como refuerzo desde el pasado 21 de diciembre.

El hecho de que la demonizada Cuba disponga de una agencia como el Cecmed, con ese nivel de autorización en el sistema  sanitario mundial no es fortuito. Se debe a su trayectoria en la creación, producción industrial y aplicación masiva de vacunas. No debe sorprender que, junto a Abdala, Cuba haya generado  otros dos biológicos contra la covid-19  ,el primer país en lograrlo en la región y en lo que conocíamos como Tercer Mundo. Ocho de los antígenos aplicados en el programa de vacunación de la isla, que alcanza casi ciento por ciento de la población objetivo, son de fabricación propia. A Cuba la respaldan mundialmente reconocidos logros científicos en la biotecnología y 30 años de experiencia en la producción de biologicos. Entre ellos, la vacuna antimeningocócica BC creada por el Instituto Finlay a finales de los años 80, la primera de su tipo a escala mundial para el control de la meningitis B, que recibió la Medalla de Oro de la Organización Mundial de la Propiedad Intelectual. Su empleo logró reducir sustancialmente la incidencia de este padecimiento.

 

Otra digna de citar es la vacuna contra la hepatitis B, que logró acabar con los efectos de este virus en menores de 5 años en 2000. También fue la primera de América Latina y el Caribe certificada por la Organización Mundial de la Salud (OMS). Igualmente importante fue el logro por la Universidad de La Habana junto a investigadores de centros biotecnológicos cubanos, de la vacuna contra el Haemophilus influenzae b. También obtuvo la certificación de la OMS, requisito necesario para poder proveerla a las agencias de la ONU. Fue asimismo trascendental el desarrollo por la isla de la vacuna pentavalente contra la difteria, el tétanos, la tosferina, la hepatitis B y el Haemophilus influenzae b, segunda obtenida en el mundo y primera desarrollada y producida por un país de nuestra región.

El prestigioso grupo británico The Lancet Discovery Science publicó en su revista  eClinical Medicine un artículo científico sobre la vacuna Abdala, en la que evidencia que es segura, bien tolerada e induce una potente respuesta inmune contra el SARS-CoV-2. La publicación avala el quehacer de los científicos cubanos y la elevada eficacia demostrada por el fármaco a escala nacional (92.28 por ciento). Ya en abril de 2022 se habían aplicado en la isla, entre primo vacunación y dosis de  refuerzo alrededor de 26 millones de dosis de Abdala.

El Registro Público Cubano de Ensayos Clínicos documenta dos ensayos que probaron la eficacia de la vacuna en niños, niñas y adolescentes cubanos De acuerdo con el Cecmed, Abdala “mostró en un ensayo de fase III una eficacia del 92.28 por ciento en la prevención de la COVID-19 sintomática”, es decir, una eficacia similar a la que tiene con adultos. Acaso la más rotunda prueba de la eficacia y seguridad de las vacunas cubanas contra la covid haya sido el abatimiento de la espiral ascendente de personas contagiadas y fallecidas ante la propagación generalizada de la variante delta cuando, a partir de julio y agosto de 2021, los candidatos vacunales Abdala, Soberana 01 y Soberana Plus recibieron la autorización para su uso de emergencia por el Cecmed.

Semanas después de que los antígenos comenzaran a aplicarse a velocidad récord, comenzó el descenso de los contagios, hasta llegar a mínimos de nuevos casos y muertes a principios de diciembre de ese año, cuando ya había inyectado a 90 por ciento de su población al menos una dosis. El 20 de septiembre, al inicio de la campaña de vacunación, todavía enfermaban diariamente más de 40 mil personas y morían 69. A partir de principios de diciembre cayó a 120 la cantidad de infecciones y uno, o ningún deceso al día. Con  90 por ciento de su población mayor de 2 años vacunada con inmunógenos propios, Cuba exhibe una de las tasas de letalidad por covid más bajas del mundo.

La isla fue seleccionada por la OMS en 2018 para lanzar la Semana de Vacunación de las Américas  en consideración a sus logros para combatir enfermedades prevenibles por vacunación y en el desarrollo de vacunas.

A la sazón dijo Tedros Adanhom, director general de la OMS: Cuba no solo disfruta de tener cobertura universal de vacunas, sino que también produce y exporta estos productos.

@guerraguerra

Rebelión ha publicado este artículo con el permiso del autor mediante una licencia de Creative Commons, respetando su libertad para publicarlo en otras fuentes.

spot_imgspot_img

NOTICIAS RELACIONADAS

AVISO PUBLICITARIO

spot_img

Ponerse en contacto

1,248FansMe gusta
0SeguidoresSeguir
231SeguidoresSeguir
0SuscriptoresSuscribirte

Últimas noticias